fbpx

LA INTELIGENCIA DE LAS AVES

Muchas veces en nuestro lenguaje tenemos frases hechas en las que de manera peyorativa hacemos referencia a las aves como animales poco inteligentes o, en alguno de los casos, incluso tontos.

  • “Ser un cabeza de chorlito”
  • “Tener pájaros en la cabeza”
  • “Ser un cernícalo” (alguien grosero y bruto)
  • “Hacer el ganso”
  • “Ser muy pava”

Incluso de forma vulgar algunas aves han sido denominadas como “pájaros bobos”. A los pingüinos y a los alcatraces se les ha puesto este apodo, el cual, suele corresponder a su forma charlotesca de caminar. Existe otra leyenda que impulsó esta creencia. Los indígenas de la Tierra del fuego o incluso conquistadores que fueron por aquellos lares, cocinaban la carne de pingüino para ser ingerida y decían que el resto de los pingüinos los miraban sin inmutarse. 

Pero todas estas frases hechas o acepciones están muy lejos de la realidad ya que estos maravillosos animales son capaces de desplegar aptitudes mentales y destrezas comparables a la de los primates

Existen muchos ejemplos que corroboran que este grupo zoológico es mucho más que animales que se basan en el ensayo-error o que simplemente funcionan con el instinto. 

Cascanueces (Nucifraga caryocatactes)

El cascanueces (Nucifraga caryocatactes) es un pájaro que puede esconder hasta 30.000 semillas en una superficie de docenas de kilómetros cuadrados y varios meses después ser capaz de recordar donde las ocultó.

A lo mejor este ejemplo para alguna persona puede ser solamente un ejercicio de memoria visual y no de inteligencia, pero podemos ir a otro ejemplo mucho más sorprendente realizado por un pájaro determinado que fue apodado “007”. 

Se trata de un cuervo de Nueva Caledonia (Corvus moneduloides) que se convirtió en una estrella de la BBC en 2014 ya que fue capaz de resolver un rompecabezas de ocho pasos.

Para quien le apetezca ver esta autentica maravilla realizada por un pájaro lo podéis ver en:

Este ejemplo nos da idea, no sólo que es capaz de resolver un proceso asombroso en menos de dos minutos y medio, sino que usa varias herramientas diferentes que para muchos autores esto únicamente podía ser realizado por grandes simios. 

Para confirmar que los córvidos se encuentran entre los animales más inteligentes, uno de los científicos a los que más admiro, Konrad Lorenz, el padre de la etología, afirmaba en uno de sus libros que el único animal que le habló con significado e intencionalidad fue su cuervo, Roa.

Otra de las razones que impulsaba a muchos científicos a considerar a las aves como animales poco inteligentes, es el tamaño del cerebro, que en el caso de las aves,  como es apreciable,  es mucho menor que otros animales.  Si bien, como simple ejemplo que nos puede hacer cambiar esta idea es la comparativa entre el tamaño que tiene el cerebro de un ratón y el de una oveja. Quien haya conocido a ambos se dará cuenta que la diferencia del tamaño entre ambos no marca su diferencia en su coeficiente intelectual. 

O, por no hablar, y aunque fuera comparar grupos animales muy diferentes en la escala evolutiva, de la comparación de los cerebros de la abeja con el de la oveja. 

Por supuesto que existen unas aves con unas características que nos pueden hacer suponer que son más inteligentes que otras.  Si nos referimos a su tamaño cerebral un cuervo puede llegar a unos 7 gramos con un grado de “inteligencia” bastante desarrollado; mientras que el de una perdiz que puede llegar a 2 gramos y su grado de “inteligencia” o de resolver problemas es mucho menor. 

Para que tengamos un mayor conocimiento de las “hazañas” que estos maravillosos seres son capaces de hacer vamos a poner algún ejemplo más.

Unos de los ejemplos más clásicos fue el de herrerillos y carboneros en el Reino Unido durante los maravillosos “años 20”. Estas aves también desarrollaron una habilidad especial que fue entendida como aprendizaje social. 

Su maravillosa habilidad fue la de abrir los tapones de cartón de las botellas de leche que dejaban en las puertas de los ciudadanos británicos por la mañana, para tomarse la espesa nata. Los pájaros no digieren los carbohidratos de la leche, pero sí los lípidos. 


Cuervo de Nueva Caledonia (Corvus moneduloides) 

Como último ejemplo de inteligencia animal utilizando recursos o dispositivos diferentes a los que las aves encuentran en su hábitat natural lo tienen algunos buitres en Zimbabue.

Estos buitres se encaramaban a las verjas de alambre cerca de los campos de minas a la espera que animales herbívoros entraran a dichos campos para que detonaran los explosivos y “saltar por los aires”. Como es de entender también alguno de los buitres cayó en el intento. 

Con estos todos estos datos, espero que la infravalorada inteligencia de las aves quede obsoleta para siempre.

Luis Puente.

Biólogo y coordinador en CEI El Jarama

Compartir:

¿Necesitas información?

Email: disfruta@ceieljarama.com
Teléfono: 0034 91 841 76 49 *
*Horario preferente: 9:00 – 17:00h (de lunes a viernes)

Ven a vernos a nuestro Centro Educativo de Talamanca, con cita previa o en los días de Naturaleza en Familia. ¡Te esperamos!

Categorias

Post relacionados

TREPÁRBOL

Cuando hablamos de niños/as pensamos siempre en cómo brindarles grandes experiencias, en cómo emocionarles, en dotarles de herramientas para su autoconocimiento y en que, al

la inteligencia de los pájaros

LA INTELIGENCIA DE LAS AVES

Muchas veces en nuestro lenguaje tenemos frases hechas en las que de manera peyorativa hacemos referencia a las aves como animales poco inteligentes o, en