CEI El Jarama, deja huella en Daniel y Alma